Museo Numantino, una visita rápida

Museo Numantino, visita rápidaEl Museo Numantino  recopila y expone la esencia paleontológica y arqueológica de la provincia de Soria. La importancia del primer centro museístico de Soria radica en que recoge los aspectos materiales de las sucesivas etapas culturales del hombre que ha pasado por esta provincia, fundamentalmente en el periodo celtibérico.

El Museo Numantino viene a ofrecer esa síntesis de lo que supone en la Meseta el mundo celtibérico y su encuentro con el mundo romano. Lo cual no quiere decir que otras etapas culturales, como la del Bronce o la Medieval en sus manifestaciones hebráicas, islámica o cristiana, no sean importantes también. En Soria, no hay que olvidarlo, se crearon diversos focos culturales por ser zona de paso, de transición hacia Castilla o el Valle del Ebro sobre todo.
De la cerámica celtibérica lo más llamativo es la numantina, tanto la monocroma como la policroma. En la primera, sobre el típico fondo anaranjado-rojizo, se pinta en color negro, y tiene una soltura y arraigo dentro de esta zona muy importante. La policroma, que es la que más caracteriza a Numancia, se llegan a emplear hasta cuatro colores distintos para tratar de expresar una serie de formas estéticas que adornan y resaltan la importancia del objeto y su volumen.

Probablemente buena parte de esta cerámica policroma, como la monocroma que ha llegado a nosotros, se pintó una vez conquistada y habitada Numancia de nuevo, lo cual nos está revelando una fuerza propia en sus artífices puesto que a pesar de recibir influencias de otras culturas aportaron su su propia creatividad y espontaneidad, su forma peculiar de ornamentar esas cerámicas. Especialmente en los vasos, ya individuales ya colectivos, observamos que junto a motivos típicamente geométricos heredados de la cerámica ibérica de etapas anteriores, aparecen ya composiciones escénicas donde la figura humana juega un papel importante, aunque no sea muy frecuente. Igualmente comienzan a perfilarse no solamente gustos estéticos, sino posiblemente conceptos de carácter etnográfico, religioso, etc.
Igualmente cabe destacar de la cultura celtibérica todo lo relacionado con el trabajo del metal tanto en bronce como en hierro, éste como arma ofensiva-defensiva y aquél como elemento de adorno o de sujección de prendas, o como insignias o detalles que distinguieran las categorías sociales o los honores alcanzados en el campo de batalla. Todo este material sigue apareciendo en los ajuares de necrópolis celtibéricas, como Carratiermes, o de la última descubierta hace pocos años en Numancia.

Piezas llamativas

Las piezas más llamativas dependerá de la peculiaridad de cada visitante, de ahí que la lista sea bastante larga. En el porche del Museo Numantino se encuentra desde hace escasos meses una gigantesta huella fosilizada de un dinosaurio y del Paleolítico Inferior cabe destacar unos grandes colmillos y una enorme pelvis del “Elephas Antiquus” que rondaba hace 300.000 años por Torralba y Ambrona, sin desdeñar tampoco la placa grabada de época magdaleniense (hace unos 15.000 años) hallada en Villava y donada por su descubridor, siendo una de las escasas muestras de arte mueble paleolítico conocidas en la meseta.

Del Bronce sobresalen los hallazgos de los Tolmos de Caracena o la estatua-menhir de Villar del Ala, por ejemplo. De la Edad del Hierro están los vasos y cerámicas diversas de castros como Zarranzano y Fuensaúco. Y de la etapa celtibérica destacan por sí mismas las cerámicas del vaso de los guerreros, la de la abubilla, el de las truchas, la jarra “picassiana” de los toros, o esa jarra con decoración monocroma en la que alguien ha querido leer lo siguiente: “Ahora soy jarra, pronto seré urna fúnebre”. Igualmente resultan muy atractivos para el turista los ajuares celtibéricos de Carratiermes y de Ucero con piezas enteras no solo de gran interés artístico, sino etnológico. De la etapa romana son singulares una reja, un lampadarium y una tumba con su ajuar, todo ello de Uxama, o el Saturno de Retortillo.

De la época medieval reseñaremos un hueso de un homoplato animal en el que se grabó el alfabeto árabe, que era el sistema típico de enseñar a los niños y adolescentes. Igualmente hay cerámicas de Medinaceli o del castillo califal de Gormaz, así como unas piezas obtenidas en el monasterio cisterciense de Santa María de Huerta o las halladas en Caracena en la tumba de un presbítero

Más datos en Soriaymas.com

Museo Numantino de Soria
Museo Numantino de Soria

 

Comparte y disfruta

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *