La carretería de Herreros de Soria y una colección etnográfica

En Herreros de Soria hubo carreteros de gran valía, y muchos herreros claro está…  Herreros perteneció a la Hermandad de la Cabaña Real de Carreteros de Burgos-Soria. Pues bien, existe hoy día una colección etnográfica muy destacable en esta localidad que ha recopilado Emilio Romera Andrés con gran cariño y en honor a su abuelo Julio, a su padre (Emilio) y tíos (Alberto y Vitoriano); de hecho la considera como la colección de los Herederos de Julio Romera. Y hay que alabarle tal homenaje a sus familiares  y su dedicación para preservar su legado y la ampliación etnológica que está llevando a cabo.

Leyendo al investigador Máximo Diago he sabido que hay un documento de 1340 “que recoje la comparecencia ante el oficial de la justicia de la villas de Ágreda de un vecino de Herreros, aldea de la Tierra de Soria, para denunciar, en su propio nombre y en el de los demás carreteros de las aldeas de esta jurisdicción, que no osaban traer carretas con madera por término de Ágreda  “para levar a vender para pagar los pechos que avemos de dar”, debido a que en esta villa fronteriza con Aragón y Navarra se les obligaba a pagar un impuesto de 4 dineros por cada carreta, sin contar para ello con autorización del rey”. Por lo que cabe colegir que debían llevar madera a vender al Valle del Ebro. Al efecto  consta documentalmente, por ejemplo, que en la aduana de Zaragoza entraron 250 carretas con madera de los Pinares sorianos conducidas por carreteros de Covaleda, Duruelo, Herreros, Cidones, Cabrejas del Pinar y Abejar (en los meses de mayo, junio, julio y agosto).

He aquí algunas otras  imágenes de la Colección Etnográfica Herederos de Julio Romera.

   
   
   

Enfrente de la nave que acoge esta valiosa coleccción etnográfica se encuentra la casa rural La Vieja Chimenea y junto a su entrada se encuentra la siguiente carreta. Por tanto , no sólo la playa del embalse de la Cuerda del Pozo es lo único que puede interesar al viajero curioso en Herreros, aparte de la arquitectura típica… Yo, por mi parter, confieso haber disfrutado mucho de esta visita y de la hospitalidad de su gente…

Y en Playa Gamella he podido ver numerosas vacas pastando y paseando tranquilamente…

Comparte y disfruta

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *