Parada en Velilla de San Esteban

Este pequeño pueblo, Velilla de San Esteban, situado junto a la  N-122 en la comarca ribereña soriana del Duero, se encuentra a mitad de camino entre Langa de Duero y San Esteban de Gormaz, y bastante cerca de Rejas de San Esteban que es un pueblo con numerosos encantos turísticos y dos iglesias románicas de galería porticada además.  En cambio Velilla no ofrece al visitante románico pues su sencilla iglesia de la Virgen de la Asunción debe ser del siglo XVIII posiblemente, aunque sí que se va la vista hacia su espadaña con sus campanas,  de las que mostramos aquí las que dan al sur, muy interesantes.

   

Un cartel nos indica los atractivos turísticos más interesantes del lugar: una singular picota de madera (sólo conozco otra en la provincia de Soria), restos de antiguos lagares, una atalaya islámica, palomares, bodegas tradicionales excavadas en la roca….

   

La arquitectura tradicional de la Ribera del Duero Sanestebeña se entremezcla con las viviendas del siglo XIX y las del siglo XX, más modernas. Y lo que en ningún cartel nos van a decir es que su gente es muy hospitalaria, como estos vecinos y emigrantes velillenses que han retornado al pueblo en estos días y que nos han invitado a una cerveza y a unas aceitunas de Utebo y alguna que otra cosa para un yantar rápido que todo viajero agradece… Quizás me pase nuevamente para saludarles y pasear por Velilla en el primer sábado de agosto, fiesta patronal del pueblo. También me han dicho que por Santa Mónica, el 4 de mayo, es costumbre bendecir los campos…

Comparte y disfruta

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *