El Zarrón de Almazán, todo un rito etnográfico a conocer

La localidad soriana de Almazán festeja cada 17 y 18 de mayo a San Pascual Bailón y San Pascualillo con un ritual de origen pastoril centrado en unas danzas y en una particular mascarada que giran en torno a tres personajes burlescos y estrafalarios llamados Zarrones.

Danzantes en la fiesta del Zarrón de Almazán
Danzantes en la fiesta del Zarrón de Almazán
Dos zarrones de Almazán esperando la salida de misa

Las semejanzas rituales y simbólicas existentes entre esta fiesta adnamantina y las Lupercales romanas son evidentes en cualquier análisis hermenéutico y lo extraño es que, hasta este momento, no se haya hecho referencia alguna a este paralelismo en los estudios realizados por los etnólogos y folcloristas.

Zarrones-de-Almazan-Soria-turismo-10Los zarrones de Almazán son barbados, calzan abarcas, visten calzones y chaqueta de cordobán, cubren su cabeza con un ancho sombrero que porta plumas de buitre y rabos de cordero y conejo; abren camino y protegen como escoltas al grupo de danzas y a San Pascual Bailón en la procesión y golpean, dispersan y hacen correr a los mozos y chiquillería que les inoportuna o que pretende recoger del suelo los caramelos que arroja la Cofradía de San. Pascual Bailón, haciendo uso para ello de una especie de tralla, rematada en una vejiga de cuero.Zarrones-de-Almazan-Soria-turismo-7Los zarrones también reparten en colodras la tradicional soparra (vino con azúcar, canela y pan) a los que lo solicitan. Asimismo, «controlan» la comida comunal organizada por la Cofradía.

Soparra en colodra
Soparra en colodra

Fuerzas mágicas
Para José María Martínez Laseca -que ha sido el investigador soriano que ha analizado con mayor profundidad este rito- los zarrones tienen connotaciones hechiceriles y parecen encarnar «fuerzas mágicas e irracionales», siendo partícipes de ello los diversos zarragones y zarrones que antaño existían en medio centenar de poblaciones sorianas adjuntos a sus grupos de danzas, de los que Martínez Laseca cita a Casarejos, San Leonardo de Yagüe, Los Llamosos, Valdeavellano de Tera, Cidones, Sotillo del Rincón y Las Casas de Soria.
Zarrones-de-Almazan-Soria-turismo-6Asimismo, por nuestra parte, hemos encontrado datos sobre la existencia de un zarragón en Valloria y de un zurriaguero en Santa Cruz de Yanguas que corrían a la chiquillería durante los carnavales. Igualmente había otro Zarragón en Valdegeña que golpeaba a diestro y siniestro con una cola de toro el día siguiente a Navidad.  Por su parte, Teógenes Ortego hacía referencia al Zarragón de Valdanzo en su estudio etnológico sobre la Ribera del Duero, que estaba vinculado a un grupo de danzas.
Zarrones-de-Almazan-Soria-turismo-8Julio Caro Baroja, en su libro monográfico sobre el carnaval, incluyó un capítulo dedicado a los zamarrones, zarragones, zarrones, zarragones, zaharrones y otras mascaradas carnavalescas similares.  Ramón Menéndez Pidal, a su vez, estimaba posible que etimológicamente derivase la palabra zarrón de la voz árabe Caharón (hombre ridículo) o del vasco Zaar (viejo) y Zakar (torpe).Zarrones de Almazán en un momento intenso del ritual

Texto: Artículo de Ángel Almazán publicado en EL NORTE DE CASTILLA el 18 de mayo de 1993

Para más datos: véase el libro Romerías marianas sorianas y sus pueblos.

Zarrones-de-Almazan-Soria-turismo-5

***

Comparte y disfruta

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *